Cómo colocar y cambiar mosaicos?

Cómo colocar y cambiar mosaicos, Mosaicos y azulejos, colocar mosaicos y azulejos, preparar la superficie para colocar mosaicos y azulejos, mosaicos, azulejos, corte de azulejos, lechada para azulejos, poner el mosaico, cambiar el mosaico o un azulejo roto.
Los mosaicos y los azulejos se adquieren en diferentes tamaños, formas y colores, también los consigue con diferentes dibujos.

Por lo general son cuadrados y su tamaño varía desde 2.5 cm hasta 30 cm por lado. Para recubrir paredes utilice azulejos vidriados, para los pisos son mejores los mosaicos sin vidriar o con acabado mate.

Cubra estos últimos con un sellador impermeable después de ponerlos. Para cubrir superficies regulares se pueden utilizar mosaicos venecianos,
que vienen pegados a hojas de respaldo con el espaciado correcto para que sea más fácil la colocación.

Debe medir exactamente la superficie que va a recubrir, escoja el tipo de mosaico o azulejo y pregunte al distribuidor cuántas piezas requiere y qué pegamento es el más adecuado.

Para preparar la superficie; los mosaicos y los azulejos pueden ponerse sobre cualquier superficie firme y lisa. Si son superficies rugosas de concreto o tabique, primero póngales una capa de mortero para alisarlas o cúbralas con triplay de 9 mm de grueso.

Para colocar el azulejo; la primera fila es la más importante en una pared interrumpida por un mueble de baño, por ejemplo, trace una línea arriba del borde del mueble, a una distancia del mismo ancho de un azulejo, y de pared a pared.

Si es una pared continúa trace la línea de pared a pared midiendo desde el piso o desde arriba del zoclo, dependiendo el caso.

Clave una tachuela en cada extremo de la línea, anude en ellas un cordel embadurnado de gis y ajuste el nivel de éste.

Entonces jale el cordel en dirección contraria a la pared, tomándolo por el centro, y suéltelo de repente para dejar marcada en la pared una línea de gis más exacta que la anterior.

Debe hacerlo con una regla larga y marque en ella puntos separados entre sí por una distancia del mismo ancho de los azulejos.

Mueva la regla a la izquierda y a la derecha sobre la línea de gis hasta localizar un punto de partida para poner los azulejos de modo que en cada extremo queden fracciones iguales de azulejo.

Entonces, con el procedimiento del cordel embadurnado de gis, trace dos líneas verticales, una al final de cada azulejo completo inmediato al extremo de la línea horizontal.

Con ello delimitará un cuadrángulo para llenarlo de azulejos completos. Comience a poner los azulejos junto a una de las líneas verticales.

Con una plana de borde dentado expanda el pegamento uniformemente sobre la mitad inferior del área delimitada por las líneas de gis, y ponga los azulejos sobre la pared apretando con suavidad, luego cubra la mitad superior.

Ya que haya terminado, corte las fracciones de azulejo que irán en las orillas.

Para cortar azulejos; con un lápiz graso trace una línea en la cara vidriada del azulejo y márquela con un cortavidrios, apoye luego el azulejo, con la cara vidriada hacia arriba, sobre un lápiz que siga la línea de corte y haga presión a los dos lados de la línea hasta partir el azulejo.

Para hacer un corte curvo, haga primero muchos cortes rectos a fin de separar la mayor cantidad posible de azulejo sobrante.

Divida el resto del sobrante con una serie de marcas y, con unas pinzas de azulejero, retire uno por uno los fragmentos así marcados hasta dar forma a la curva.

Lechada. Deje que el pegamento seque al menos dos días, con la punta de los dedos retire luego el excedente de las juntas y limpie con una esponja húmeda los azulejos hasta retirarles todo el pegamento adherido.

Al otro día aplique a las juntas una lechada de cemento blanco (una parte de cal con cinco de cemento Portland), metiéndola con una escobilla de hule.

Cuando haya secado el cemento, limpie los azulejos con una esponja húmeda para eliminar la lechada que les haya caído encima.

Para colocar el mosaico, comience por trazar una línea, con el procedimiento del cordel embadurnado de gis, desde el punto medio del umbral de la puerta hasta la pared de enfrente.

Debe marcar en la línea puntos separados entre sí por una distancia del mismo ancho de los mosaicos, dejando 2 mm de espacio para las juntas.

Entonces, junto a la marca donde termine el último mosaico entero, clave un listón de madera, de pared a pared, perpendicularmente a la línea de gis, y márquelo a partir de ella con puntos separados por la misma distancia.

Junto a la última marca que señale mosaico entero, clave otro listón que forme ángulo recto con el primero y luego ponga pegamento en un área de 1 metro cuadrado delimitada por la esquina de ambos listones.

Ponga los mosaicos de esta área e inserte entre ellos espaciadores de plástico de 2 mm, los puede conseguir en las casas distribuidoras de mosaicos.

Repita el procedimiento en cada metro cuadrado del piso y coloque al final las fracciones de mosaico que deban ir en las orillas. Después aplique la lechada de igual forma que para los azulejos.

Para cambiar un azulejo roto; con una espátula rígida o un cincel angosto escarbe la junta alrededor de la pieza deteriorada.

Después, con un martillo y un cincel, golpee una esquina hasta que se rompa la pieza y saque los pedazos con el cincel. Con la espátula raspe los restos de mortero o pegamento y limpie con un cepillo la superficie.

Debe extender el pegamento sobre el dorso del azulejo nuevo, ponga éste de manera que quede al ras de los azulejos próximos y aplique lechada en las juntas.

1 comentario: